EL HUBBLE NOS MUESTRA IMÁGENES DEL COLORIDO UNIVERSO

Este es el paisaje de nubes celestiales del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA captura la colorida región de la Nebulosa de Orión que rodea al objeto Herbig-Haro HH 505.

Los objetos Herbig-Haro son regiones luminosas que rodean a las estrellas recién nacidas que se forman cuando los vientos estelares o los chorros de gas salen de estas estrellas infantiles que crean ondas de choques que colisionan con el gas y polvos cercanos a altas velocidades, informa la NASA.


En el caso de HH 505, estos flujos se originan en la estrella IX Ori, que se encuentra en las afueras de la Nebulosa de Orión, a unos 1000 años luz de la tierra. Los flujos de salida en sí son visibles como estructuras curvas con gracia en la parte superior e inferior de esta imagen. Su interacción con el flujo a gran escala de gas y polvo del núcleo de la nebulosa los distorsiona en cuevas sinuosas.


Capturada con la Cámara avanzada para sondeos (ACS) del Hubble por astrónomos que estudian las propiedades de los flujos de salida y discos protoplanetarios, la imagen revela ondas de choques brillantes formadas por los flujos de salida, así como corrientes de material estelar de movimiento más lento.


La Nebulosa de Orión esta inundada de intensa radiación ultravioleta procedente de estrellas jóvenes y brillantes. La sensibilidad del Hubble a la luz ultravioleta permite a los astrónomos observar directamente estos flujos de alta energía y aprender más sobre sus estructuras.


La Nebulosa de Orión es una región dinámica de polvo y gas donde se están formando miles de estrellas. Es la región de formación de estrellas masivas más cercana de la Tierra, lo que la convierte en una de las áreas más examinadas del cielo nocturno y, a menudo, es un objetivo para el Hubble.